Desde sus inicios en la gastronomía tradicional, en su Vinuesa natal, hasta la modernidad de su cocina en su restaurante Baluarte, el chef Óscar García Marina ha evolucionado durante sus más de dos décadas de trayectoria, logrando grandes reconocimientos, como el de Mejor Cocinero de Castilla y León 2013 o los dos Soles de la Guía Repsol, así como su inclusión en el «top 20» de los mejores cocineros jóvenes.

Inició su andadura en el Restaurante Alvar González de Vinuesa, donde investigó y reflexionó, hasta perfilar un estilo propio e inigualable. En su cocina ocupan un lugar destacable las setas, los hongos y la Trufa Negra de Soria, tres ingredientes con los que lleva años experimentando.

Fruto de este esfuerzo son las nuevas técnicas culinarias que Óscar García ha aportado a la gastronomía española y que le han llevado a participar en congresos y jornadas de micología, un campo que conoce en profundidad y que ha marcado su seña de identidad.

En la cocina del chef soriano reina la naturalidad y la limpieza de sabores por encima de artificios, buscando la excelencia, la sorpresa y la emoción. Para ello, Óscar García permanece en continua innovación, perfeccionando su carta, en la que encontramos materias primas exclusivas, como el aceite de oliva elaborado expresamente para el Restaurante Baluarte o los vegetales cultivados en su propio huerto ecológico.

Baluarte es el proyecto personal de Óscar García, que decidió iniciar su andadura en solitario en el 2008. Prácticamente desde sus inicios, este reconocido restaurante se convirtió en un espacio único, en el que los clientes disfrutan de innovadoras propuestas culinarias. En Baluarte se cuidan todos los detalles, desde la calidad de la materia prima, hasta la selección de los vinos, la decoración o el menaje.

La cocina de Óscar García se inspira en la tradición, aunando técnica, alma y la experiencia de un equipo con procedencias de distintas partes del mundo. Prueba de ello son sus platos elaborados con productos únicos de la tierra, como los boletus edulis o las Trufas Negras de Soria. Tesoros culinarios que comparten espacio en la carta de Baluarte con verduras ecológicas y con excelentes carnes, quesos, vinos, mantequilla y torreznos de Soria.