Ignacio es la cuarta generación de una familia dedicada a la hostelería desde 1938. Tras su paso por la Escuela de Hostelería de Laredo (Cantabria), comienza su trayectoria profesional en los fogones de restaurantes como Real Club Náutico de Laredo, Aldebarán en Badajoz, Túbal en Tafalla y Europa en Pamplona; en los que adquiere el conocimiento y la experiencia que le empuja a asumir la dirección del negocio familiar en 2004.

Con 24 años llega su momento y empieza a redireccionar la propuesta culinaria del restaurante familiar con una cocina contemporánea, actual y con memoria de los afamados guisos de su madre. La gran acogida de su toque personal en la cocina, le lleva a ampliar el negocio con un nuevo salón-restaurante gastronómico, que forma el actual Solana.

Con 31 años logra la primera estrella Michelin, siendo uno de los 10 cocineros nacionales más jóvenes en conseguirla. En ese recorrido obtiene bastantes premios y reconocimientos, como el Premio Arco-atlántico 2014 al mejor cocinero del Cantábrico, Premio a la Mejor Croqueta del mundo 2017 en Madrid Fusión, un Sol en la Guía REPSOL. También es uno de los cocineros más abalados por la critica especializada, es así, que ha realizado ponencias en varios de los congresos gastronómicos mas importantes del mundo.

Actualmente el chef se encuentra en su mejor momento, su versión contemporánea de la cocina cántabra le hace ser una propuesta segura que abarca un gran número de paladares, consiguiendo una diferenciación que ha convertido su restaurante en una visita imprescindible.