Su concepto gastronómico se fundamenta en la tradición andaluza para proyectarse, a través de una sensibilidad muy lúdica y unas técnicas de última generación, hacia las vanguardias contemporáneas.

Su mayor virtud es la de experimentar con las técnicas más modernas y arriesgadas para, respetando el sabor tradicional del producto, ofrecer al comensal gustos y texturas verdaderamente únicos. Tiene habilidades para encontrar senderos ocultos entre el prodigio técnico y el sabor.

Dani se ha convertido en el máximo referente de la cocina de vanguardia en Andalucía, pero también en uno de los nombres imprescindibles de la cocina contemporánea del conjunto de España.

Actualmente dirige el espectacular Restaurante Dani García, en el Hotel Puente Romano de Marbella, posee Dos Estrellas Michelin, la Guía Campsa-Repsol le ha concedido tres Premios Sol y tiene el Premio Mejor Cocinero del Año, por la Guía Gastronómica y Turística Gourmetour, entre otros tantos premios.